el faro de alejandria

Sunday, April 30, 2006

Madrid ciudad sin luces, a veces...

Me preguntabas que cómo se veían los neones en Madrid... a veces pienso que Madrid es "la ciudad donde la gente no se mira a los ojos por la calle". Me gusta observar a la gente mientras camino por la ciudad, y me gusta mirar a los ojos. Observo que es muy extraño que alguién te mire. Todos clavan su mirada en el suelo o la pierden en el infinito (los menos), o entre los "obstáculos" que se interponen en el camino; mientras miran el reloj u hojean el periódico como distracción en su andar deprisa. Al principio, cuando subía en el metro me decía: ¡qué país tan culto! porque dirán que son / somos los que menos leemos, si es que todo el mundo lee en el vagón del metro. No he visto en todo este tiempo a nadie hablar en el metro - entre desconocidos. Y cuando digo hablar no sólo me refiero a hablar con palabras sino también con el gesto de una sonrisa. Creo que no sólo las personas tienen su karma, sino que también los pueblos tienen su karma (yo que antes era muy crítico con actitudes de mi pueblo, que parecían a veces indolentes o indignas ahora soy más tolerante porque he entendido que depende también del Karma, antes decía que "cada pueblo tiene lo que se merece" . Puede ser duro decirlo y oirlo, pero lamentablemente es así...) . Pues bien, no sólo las personas y los pueblos sino también las ciudades y hasta los países - si me apuras - tienen su propio karma y no es descabellado porque si tenemos en cuenta que el karma de una ciudad es la suma de los karmas de todos sus habitantes que lo fueron en el pasado y que lo son el presente... quizás por ello la gente no sonría tanto o no mire a los ojos cuando se cruza con un semejante en la calle. Me acuerdo que hace varios años, estuve en Madrid haciendo un curso que exigía la estancia durante unos 10 días cada mes. Era novedoso para mí el hacer los movimientos habituales de cualquier madrileño de apié. Cogía el metro en la mañana, me trasladaba al centro... además de sorprenderme mucho que la gente no llevara el pelo mojado por la mañana después de haberse duchado... con lo cual concluí que no se duchaban demasiado... alusinaba con el afán por la lectura en el metro. Supongo que tiene su razón de ser y es "matar el tiempo" ya que no se puede matar otro cosa... por ejemplo a ese individuo que se sienta frente a tí en el metro y que te incomoda cuando se cruzan las miradas... nadie comenta nada ... ni siquiera cuando sucede algo fuera de lo habitual que rompe la rutina... Cuando andaba por los pasillos del metro pensaba cuánto habíamos cambiado los hombres desde que habitamos la Tierra. Pensaba que en la remota prehistoria de la humanidad cuando un grupo humano se desplazaba en una partida de caza o en una emigración estacional y se encontraba con otro grupo era todo un acontecimiento. Me inmaginaba como si de repente me pudiera trasladar en el tiempo 20 mil años hacia atrás. Como si de un grupo de neardentales se cruzaran en la tundra europea con un grupo cromañoide y se observaban con curiosidad, intercambiaban gestos, sonidos, información, costumbres, o incluso por temor se apedreaban... no sé cualquier cosa menos pasar con indiferencia ante otro ser de tu misma especie... a veces casi prestamos más atención a los animales de compañía que a las mismas personas - individuos de tu especie. A veces la indeferencia es más doliente. Quizás el propio karma de Madrid explique tanta violencia y muerte en su reciente historia... Creo que harían falta muchos sanadores para sanar esta ciudad... Es por ello que los neones no lucen demasiado en esta ciudad. Quizás también por ello tengo claro desde antes de venir que sólo un lugar de paso para mí... Pero no pretendo ser injusto con esta ciudad que me ha acogida de manera hospitalaria, también las sombras - como en las personas - tienen luces que las sacan de la zona de penumbra. En justicia hay que decir, que es también una ciudad abierta y hospitalaria , por cosmopolita quizás, en la que no te sientes foráneo (casi nadie es de aquí, debe ser por eso) y que apenas llevas unos meses también te sientes que es tu ciudad...
Bueno puede parecer que hoy no me he levantado muy optimista... pero yo me encuentro bien sólo que tengo muchas ganas de volar...
Y St Luis , Besos princesa, hace tiempo que no se nada de tí